Cosas que hacer gratis en Madrid

21 Planes Gratis en Madrid

Sí, sí, gratis, aunque pueda parecer imposible.

Existen alternativas que permiten disfrutar de la ciudad y,……., sin tener que gastarte ni un euro.

 

Nuestro listado de sugerencias es el siguiente:

1. Sentarse en el suelo y observar un grupo de palomas. Seleccionar “la Elegida” y perseguirla hasta el final.

2. Perderse por el camino y disfrutar improvisando. La persecución de la paloma será siempre una fantástica opción.

3. Sonreír imaginando el panorama. No es que se nos haya ido la pinza con nuestras primeras sugerencias. O no, exactamente. De nada serviría nuestro fascinante recopilatorio de interesantísimas propuestas si tú, no le dedicaras una bonita sonrisa a nuestras ideas disparatadas. Sobre todo, recuerda que eso también es gratis. Al menos, de momento.

Ahora sí, ¡comenzamos en serio!

1. Visita obligada a La Plaza Mayor. La Plaza Mayor es una visita imprescindible para conocer la ciudad de Madrid. Está siempre llena de turistas que encuentran en ella un gran ambiente. Además, destacan los bares y restaurantes con terrazas muy concurridas que invitan a disfrutar de la gastronomía típica madrileña. También, hay artistas callejeros que ofrecen espectáculos de baile, canto, teatro… Bajo los pórticos de la plaza encontrarás numerosas tiendas tradicionales y distintos negocios de souvenirs.

el_greco_by_microwaves

2. Visitar la Catedral de la Almudena. Ubicada en el centro histórico de la ciudad, su fachada principal se encuentra frente al Palacio Real. Aunque sus vistas son admirables bajo la luz del día, te recomendamos acercarte para verla iluminada: te parecerá de cuento. Aprovecha la visita para curiosear por los Jardines de Sabatini e imagina como sería recorrerlos en los años 30.

3. Disfrutar de una tarde en El Retiro. Mientras te relajas, puedes llenar tus pulmones de aire fresco o, tal vez, montar un agradable picnic. No olvides curiosear las exposiciones del Palacio de Cristal.

Palacio de Cristal

4. Acercarse a la Real Basílica de San Francisco el Grande, templo católico situado en La Latina donde antiguamente hubo un monasterio franciscano medieval. ¡Imagínate!. Construida en estilo neoclásico durante el siglo XVIII, cuenta con una espectacular cúpula de 33 metros de diámetro y destaca por su decoración pictórica de Goya y Zurbarán. Te sugerimos llevarte a tus padres e impresionarles con tus conocimientos.

Basílica de San Francisco el Grande. Brianna Laugher.

5. Saludar a los leones del Congreso de Diputados cual Pequeño Nicolás. Es obligatorio conocer el edificio de Las Cortes y ponerle cara a sus personajes estrella: los míticos leones de bronce que custodian su entrada. Daoíz y Velarde son sus nombres. Se llaman así en honor a los capitanes Luis Daoíz y Torres y Pedro Velarde, oficiales de artillería, que se sumaron al levantamiento del 2 de mayo de 1808 contra las tropas francesas, hasta morir. El león Daoíz es el de la derecha según miramos a la fachada, y el león Velarde el de la izquierda.

 Congreso de los Diputados. Luis Javier Modino Martínez.

6. Visitar el Reina Sofía. Exceptuando los martes, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía ofrece entrada gratis todos los días de 19:00 a 21:00h. Los domingos se amplía de 13:30 a 19:00 h. Empápate de arte y no olvides subir en su fascinante ascensor.

Museo Reina Sofía. Antonio Tajuelo.

7. Y el Museo del Prado. La visita a la colección es gratis de lunes a sábado de 18.00 a 20.00 horas y domingos y festivos de 17.00 a 19.00 horas. ¿A qué esperas para conocer El caballero de la mano en el pecho de El Greco o Las Meninas de Velázquez?.

Museo del Prado. Emilio J. Rodríguez-Posada.

8. Y también el Thyseen. Su recorrido por el arte desde el siglo XIII hasta el XX te espera gratuitamente cada lunes de 12:00 a 16:00 h. Asume que ya es hora, culturizarte.

Museo Thyssen Bornemiza

9. Reír por la calle. Pero no en plan psicópata. Sonríe a las personas con las que te cruces y regala los buenos días. ¡Que viva el buen rollo!

10. Conocer una librería en la que tú pones el precio. Así es Libros Cercanos, una asociación cultural que mueve el arte de la lectura más allá de límites económicos. En las estanterías de este curioso lugar puedes encontrar todo tipo de libros (cuentan con cerca de 5.000 tomos), DVDs, discos o juguetes. Nada de lo que veas tendrá un precio. Lo ideal es proponer a cambio, lo que cada uno pueda y considere: otro libro, juguete, CD, una donación simbólica, una buena idea o una danza húngara de agradecimiento. Encontrarás este maravilloso sitio en el número 12 de la calle Dos Hermanas.

11. Adorar La Casa Encendida. Representa uno de los espacios de mayor movimiento e intercambio cultural de la ciudad. En este centro social ubicado en un bellísimo edificio encontrarás gratis exposiciones, conciertos, teatros, muestras de cine, cortometrajes, biblioteca, actividades para niños e interesantes cursos.

La Casa Encendida. Madrid.

12. Visitar el Planetario de Madrid. Es la mejor idea si te sientes un tanto místico. Situado a una altura de unos 600 metros en el parque Tierno Galván, la principal misión del Planetario será hacerte conectar con el mismísimo Cosmos.

13. Reflexionar en el Matadero de Madrid. Además de sus horarios de libre acceso, su sala La Casa del Lector tiene innumerables atractivos -muchos de ellos gratis- que hacen muy recomendable la visita.

Casa del Lector. Matadero Madrid. Ecemaml.

14. Conocer la Tabacalera, centro social autogestionado en la antigua fábrica de tabaco de Lavapiés. Podrás disfrutar de una gran variedad de actividades culturales: exposiciones de pintura o fotografía, representaciones de danza y teatro, conciertos musicales, recitales de poesía, charlas y debates, talleres de baile y mucho más. Tómate tu tiempo para apreciar sus muros. En ellos, recientemente 32 artistas seleccionados, han realizado 27 intervenciones de arte urbano convirtiendo este espacio en una galería artística en el espacio público.

 Tabacalera. r2hox via Foter.com

15. Sacar la cámara y simplemente, fotografiar y dejarse inmortalizar. Madrid tiene un millón de escenarios impresionantes en los que inspirarse. Tanto si lo que te gusta es capturar los lugares y momentos de la ciudad, como si lo que te apetece es relajarte posando mientras tu compi busca retratarte en tu mejor ángulo. Por cierto: disparador manual y nada de palos selfie.

Fotografiando.

16. Puedes pasear por Madrid Río. Recorre el Río Manzanares a lo largo de este gran parque de forma lineal. Está considerado como uno de los mejores lugares para hacer deporte al aire libre. ¿Te dan pereza los ‘runners’? Acomódate en el césped, móntate una merienda digna de un jeque árabe y transmíteles tus ánimos desde lo más profundo de tu estómago.  

 Parque Madrid Río. Concepcion AMAT ORTA

17. El Capricho: otro parque cuya belleza merece ser más que conocida. Ubicado en el barrio de Alameda de Osuna, tal vez, sea el único jardín del Romanticismo existente en la ciudad. Está considerado uno sus parques más hermosos. Piérdete entre su laberinto de arbustos, fuentes y palacetes; ¡te vas encaprichar!.

Parque del Capricho

18. Visitar las tiendas del barrio de Salamanca. Maravíllate de su calidad, pruébate algo que te apetezca y disfruta del trato distinguido. Puedes recrearte, incluso, haciéndote un book en el probador. Despídete educadamente, agradeciendo el servicio y alegando que no das exactamente con lo que buscas. En ningún caso estarás mintiendo.

Tiendas en el barrio Salamanca de Madrid

19. Sentarse en un banco a observar el ritmo de Madrid. Probablemente, en pocos lugares encontrarás la misma vida y diversidad. Dentro de tanto movimiento es interesante pararse a contemplar su actividad y la multitud de personas, procedentes de todos lados y con destino a cualquier parte en su inagotable ir y venir.

 Sentadas en un banco

20. Contemplar sus atardeceres. “De Madrid al cielo”, o eso dicen. Observar la ciudad arder desde el Palacio Real, es un espectáculo diario de entrada gratuita. También, puedes ver el atardecer desde el impresionante Templo Debod, que es un clásico entre los clásicos de las puestas de sol en Madrid. 

Templo de Debod. Fotografía_ Fernando García Redondo via Foter.com

Y, la última sugerencia,

21. Pasear, pasear y pasear. Probablemente, no hay mejor manera de entender Madrid que callejeando. Sal sin rumbo y comienza a conectar sus barrios. Sitúate en el bonito Barrio de las Letras, visita Atocha y Huertas, además puedes recorrer el Paseo del Prado y dejarte caer por Malasaña y Chueca y llegar finalmente, a la zona universitaria.

Chueca. Nemo

¡Que la sonrisa -y no la cartera- te acompañe!

Si te ha gustado este artículo no dudes en seguirnos en nuestra página de Facebook twitter.

AUTOR DEL ARTÍCULO:

Tu guía de Madrid

ARTÍCULOS RELACIONADOS: