Malasaña y Chueca

Imagen de Chema Navarro

Malasaña es un barrio en el que conviven tradición y modernidad, con una gran oferta de compras y de ocio nocturno.

 

El barrio de Malasaña debe su nombre a una madrileña considerada heroína por su lucha en los levantamientos contra los franceses del 2 de mayo de 1808, Manuela Malasaña. De hecho, el barrio se articula en torno a una plaza conmemorativa de este histórico, la Plaza del Dos de Mayo.

Malasaña ha experimentado un gran cambio en los últimos años, algo especialmente notable en la zona de Triball, que ha pasado de ser una zona deprimida que era conveniente evitar a ciertas horas a convertirse en un referente del comercio sostenible y en un emblema de modernidad.

Malasaña ofrece muchas alternativas en lo referente al ocio nocturno, no en vano fue el epicentro de la Movida madrileña de los 80 y algunos de sus locales fetiche siguen abriendo sus puertas cada fin de semana, como es el caso del Penta y La Vía Láctea.

Malasaña es un barrio en el que conviven tradición y modernidad en cuanto a la oferta gastronómica. Los bares y tascas de siempre se llenan de jóvenes que comienzan la noche con unas cañas, como es el caso del Palentino o el Sidi, mientras locales vanguardistas como La bicicleta, Naïf o El Circo de las Tapas ofrecen platos originales y económicos en entornos muy cuidados y modernistas.

El barrio vecino, Chueca, es conocido como la zona gay de la capital, ya que en él se concentran gran parte de los locales de ambiente de la ciudad. En julio se celebran las fiestas del Orgullo Gay, que siguen siendo un referente internacional pese a las continuas restricciones que han sufrido por parte del gobierno. Las calles se llenan de carrozas, mensajes reivindicativos y sobre todo, mucha gente con ganas de pasarlo bien celebrando su libertad sexual.

Este barrio también ha experimentado un gran cambio en las últimas décadas, pasando de ser un barrio marginal a un espacio de eclosión económica en el que abundan los comercios, locales y restaurantes de moda.

Una muestra es el Mercado de San Antón, recientemente reformado, y que se ha convertido en un punto de interés gastronómico de la ciudad donde se pueden degustar productos frescos internacionales de primera calidad y una buena selección de vinos.

La historia también tiene su espacio en el barrio, el Museo del Romanticismo, el Palacio de Longoria o el Museo de Historia son sólo un ejemplo.

Tanto Malasaña como Chueca con una gran opción para ir de compras. Calles como Fuencarral, Augusto Figueroa, Velarde, Prim, Espíritu Santo o Corredera Baja de San Pablo no te decepcionarán.

AUTOR DEL ARTÍCULO:

tuguiademadrid

Vivo en Madrid desde hace 8 años y sigo enamorado como la primera semana. Intento compartir todas aquellas cosas que pueden resultar de ayuda con artículos prácticos sobre Madrid a todos aquellos que la visiten.
Sígueme en Twitter: @TuGuiadeMadrid o Instagram: @luisfloresdg

ARTÍCULOS RELACIONADOS: