La Plaza Mayor y la Latina

La Plaza Mayor de Madrid es uno de los emblemas de la ciudad.

 

Situada en pleno centro histórico y anexa a la Puerta del Sol, está rodeada por soportales en los que se pueden encontrar comercios centenarios, tiendas de souvenirs y numerosos restaurantes y cafeterías.

 

En el centro de la plaza se encuentra la estatua ecuestre de Felipe III, creada en 1616 por Pietro Tacca y Juan de Bolonia y que fue un regalo del Duque de Florencia al rey.

Uno de los edificios de la plaza es la antigua Casa de la Panadería, la tahona más famosa de Madrid durante el siglo XVII.

Durante todo el año, acoge ferias artesanales, conciertos o actos institucionales pero en en Navidad cuando adquiere todo el protagonismo al albergar el mercadillo navideño más importante de la capital desde hace más de 150 años.

El Arco de Cuchilleros comunica esta plaza con el Barrio de La Latina a través de la Calle Cuchilleros.

La Latina es uno de los barrios más castizos de la ciudad, tiene origen medieval y se construyó en torno a varias plazas con mucha historia.

La Plaza de los Carros es llamada así porque es donde se depositaban los carros que llegaban con mercancías después de entrar en Madrid por la Puerta de Moros en la época medieval.

La Plaza del Humilladero recibió ese nombre porque albergaba el humilladero de San Francisco aunque no es la única teoría sobre el porqué de su nombre.

La Plaza de la Cebada se llamaba así por la cercana calle homónima en la que se separaba la cebada que sería destinada al forraje de los caballos del rey de la que serviría como aprovisionamiento de los regimientos de caballería.

La Plaza de la Paja recibe su nombre porque los vecinos de la villa de Madrid estaban obligados a entregar paja a los capellanes y cabildo de la Capilla del Obispo que se ubicaba en ella, con la que estos alimentaban sus mulas.

En la actualidad, La Latina es uno de los barrios de moda de la ciudad y está lleno de bares y terrazas en las que te será difícil encontrar un sitio a partir del jueves y hasta el domingo.

Además, todos los domingos de la mañana se monta el popular Rastro de Madrid en muchas de sus calles, una oportunidad perfecta para comprar antigüedades y artículos de segunda mano.

Merece la pena una visita la Basílica de San Francisco el Grande y el Parque de “Las Vistillas”, donde se puede disfrutar de unas preciosas vistas de la ciudad.

En las fiestas de La Paloma, su patrona, sus calles se visten de lunares y mantones de manila y es una oportunidad perfecta para combinar turismo y tradición. 

AUTOR DEL ARTÍCULO:

tuguiademadrid

Vivo en Madrid desde hace 8 años y sigo enamorado como la primera semana. Intento compartir todas aquellas cosas que pueden resultar de ayuda con artículos prácticos sobre Madrid a todos aquellos que la visiten.
Sígueme en Twitter: @TuGuiadeMadrid o Instagram: @luisfloresdg

ARTÍCULOS RELACIONADOS: